Por fin has conseguido lucir en tu melena ese color con el que llevabas soñando tanto tiempo pero, tras dos o tres lavados en casa te has dado cuenta de que ha perdido saturación y brillo. Quizá es porque no lo lavas de la manera adecuada… Una pista: el champú para pero coloreado (no el acondicionador o la mascarilla) es el secreto de un pelo teñido bonito.

La fórmula para lavar tu pelo si está coloreado es sencilla: siempre, siempre, siempre debes lavar tu cabello primero con un champú específico de color y luego con uno que trate el problema que más te preocupe; es decir, para la primera champunada debes elegir un producto para cabello coloreado y para la segunda un champú que trate los rizos, la deshidratación, el encrespamiento, la falta de volumen o la que sea tu preocupación capilar”, aconseja el peluquero George Marcus, director del salón homónimo. Después, “nunca debes saltarte el paso del acondicionador, aunque tu cabello sea graso y, en caso de necesitarlo, deberás aplicar una mascarilla, que dejarás actuar el tiempo necesario, una vez a la semana o cada diez días”, añade. De esta manera no solo preservarás el tono de tu cabello, sino que además le proporcionarás los cuidados extra que precise.

“El error más común que suelen cometer las mujeres es no usar los productos adecuados para el cuidado de su cabello. Por eso es importante que, antes de adquirir algún cosmético capilar, pidas consejo a su peluquero”, recomienda el estilista. Y, después deberán aplicarlos adecuadamente: con agua no muy caliente para evitar la pérdida de pigmentos, usando la cantidad que recomienda el fabricante y dejando que actúen el tiempo óptimo.

Y al salir de la ducha tampoco debes olvidarte nunca del protector térmico. Da igual si tienes el pelo liso o rizado y si vas a usar secador, planchas u otra herramienta de peinado, o incluso si lo vas a dejar secar al sol ahora que hace buen tiempo. El calor es uno de los agentes externos que más daña el cabello: no solo lo vuelve áspero, sino que también hace que se rompa, esté más encrespado y pierda el brillo.