Me daba tanto miedo aceptar que no me gustaban las mismas cosas que a los demás

y peor aún, que lo supieran.

Me daba tanto miedo no parecerme a las demás, que mi físico, mis cualidades,

mis gustos e inclusive mi manera de sentarme y de vestirme fuera diferente

que terminé vistiéndome igual que ellas por un tiempo, hasta que no soporte

más vivir engañándome a mi misma.

 

Hoy sé que lo que me hace diferente a las demás es aquello que me hace ser única,

es aquello que debí abrazar y no esconder, aquello que debí portar como una armadura

y no como una debilidad.

 

Les confieso, que  a veces pensaba que mis ideas eran locura y hoy, son ideas que

si vienen a mi, las hago, que las publicó en redes como si fuera la novedad,

porque, saben que: “Es mi novedad” y será la novedad de alguien más.

La ventaja de ser tantos en este mundo es que somos “muchos diferentes”

y hoy sé que ser raro es la novedad, es la realidad y es lo más puro que puede haber,

sin egoísmo y sin orgullo se le llama arte.

 

Saber amarte, reconocerte, aceptarte y perdonarte son cualidades que todos podemos

tener, no dejes que tus miedos detengan tu crecimiento o tus sueños.

Así que no dejes de creer en ti, en que tu diferencia es lo más bello que existe y

verás como las personas que valen la pena lo sabrán valorar, recuerda que la gente

viene y va pero tu te tienes a ti misma por toda la eternidad.

Sígueme en Instagram @mujerpoetamx