Tengo que aceptar que todas tenemos algo de canijas, que también los buscamos

solo cuando nos sentimos con ganas de que alguien nos consienta, que cuando

estamos solteras, también queremos que nos busquen y a veces no buscamos,

que queremos que salgan solo con nosotras pero no dejamos de escribirnos

con otros, para tener nuestra velita prendida porque solteras pero no solas ¿Verdad?

 

Mentiría si te dijera que cuando estoy aburrida si mando mensajes y cuando estoy

ocupada no lo hago, que inclusive se convierte en un juego ver quien tiene más

interesado al otro, si jugando con fuego y luego nos quejamos de que nos quemamos.

Podría poner mil pretextos para decir que sigo siendo la víctima pero no,

esta vez acepto que yo también he sido una canija, acepto que soy mujer

y que también tengo necesidades, que no me gusta estar sola, que me aterra

ser quien soy y que no me acepten.

 

Sé que juego, pero en el fondo algunas veces me duele y sabes ¿Porqué? porque al

igual que ellos somos humanos, porque sentimos y porque al final queremos

sentirnos queridos pero no queremos que nos lastimen de nuevo, es por eso que

la gente ya no quiere comprometerse pues se siente incapaz de amar y ser amado realmente.

 

Hoy quiero elegir ser aquella que se aventura, a encontrar un amor de verdad,

quiero dejar de jugar y volver a sentir, quiero volver a confiar, quiero encontrar esa

persona que me ame de verdad y que me de la libertad de ser soy misma.

Sígueme en Instagram @mujerpoetamx